ENTREVISTA CON GUSTAVO NAVEIRA

por Carlos Bevilacqua

Fotografía de Bengt JönssonGustavo Naveira presentó el 9 de julio de 2004 fragmentos del "Fracanapa Tango Dance Show" en La Viruta. Ellos totalmente vestidos de negro y ellas de blanco, bailaron temas instrumentales de y por Piazzolla con una coreografía ajustada a cada compás de la música. "Buscamos dar una visión de la vida y del hombre modernos a través del baile", explicó Naveira a el tangauta. Junto a Giselle Anne, dirige el elenco que completan Juan Paulo Horvath, Alejandra Gutty, Gustavo Rosas, Paula Rubin, Federico Farfaro y Lucila Segura. Al cierre de esta edición, brindaban la obra completa con la Orquesta Color Tango en La Manufactura Papelera. Para agosto planean nuevas presentaciones en este formato reducido.

Muchos de los docentes más destacados de la actualidad pasaron por sus clases o prácticas. Sus colegas le reconocen el mérito de haber sido el primero que permitió entender el baile, analizándolo y desbrozándolo hasta sus unidades mínimas. Por ese camino de investigación, Gustavo Naveira legó a desarrollar un estilo propio y una pedagogía original. La experiencia de un cuarto de siglo como bailarín parece latir, aunque compactada en esta charla.

El pequeño pero cálido salón de Cochabamba 444 está cargado de historia reciente. El retrato de Belgrano sobre azulejos en la entrada, las paredes con fotos de tango, las mesas de madera, el piso de mosaico, la barra y el patio al fondo...Todo evoca las prácticas que Naveira organizaba junto a Fabián Salas o "Chicho" Frúmboli y por las cuales logró notoriedad en Buenos Aires. En el exterior es tanto o más reconocido por la cantidad de clase que dio. Con Olga (su primera esposa) tuvo dos hijos: Federico y Ariadna (quienes ya colaboraron como asistentes de su madre en Clases de Tango para niños) Con Giselle Anne (su actual pareja) tuvo a Dalmiro.

Fundador del CITA, a Gustavo se le atribuye haber conseguido que el alumno tenga verdadera conciencia de lo que hace para poder ser dueño de sus movimientos. En 1998 actuó en la celebrada película "La lección de Tango", de Sally Potter. Si bien no participó de ninguno de los grandes shows que recorrieron el mundo, en los últimos 15 años montó en Europa sus propias obras de carácter vanguardista. Desde hace 3 meses dirige y protagoniza Fracanapa Tango Dance Show que ya recorrió distintos escenarios porteños. En el reciente Campeonato mundial de Baile coordinó las clases temáticas organizadas por el Gobierno de la Ciudad y fue uno de los jueces de la final de Tango salón.

Fotografía de George Dzieciascek Naveira es un entrevistado reflexivo. Ante algunas preguntas, se toma su tiempo para responder , como si analizara varias alternativas.

¿Cómo llegaste al tango? ¿Pertenecés a una familia relacionada con el baile?

Mi familia y tiene cierta vinculación con el tango. Parte de mi familia tuvo vínculos con cantores y gente de la música. Pero yo empecé a bailar de manera inesperada porque mientras estudiaba economía en la UBA participé en un curso de danza que se daba ahí. Así fue como descubrí algo que me resultaba muy afín.

 ¿Tuviste formación en otras danzas? 

Sí, después estudié folklore e hice cursos breves de danza clásica, moderna y española. Pero siempre más por curiosidad que por un interés profesional en esos bailes.

¿Quiénes fueron tus maestros?

El primer maestro que tuve fue Rodolfo Dinzel. Por otro lado, aprendí cosas de varios milongueros en forma inorgánica. Un tipo que me dió mucho fue "Pepito" Avellaneda, pero también aprendí de Antonio Todaro y de Gerardo Portalea.

¿Cómo fuiste armando tu estilo?

Bailando y enseñando, porque a los cuatro años de haber empezado a bailar, empecé - por necesidad- a organizar todo lo que sabía. Eso me permitió desarrollar muchísimo el baile.

¿Cómo se puede describir ese estilo, cómo se lo reconoce?

Es una mezcla de muchos elementos pre-existentes y también contiene muchos nuevos.

¿Pero qué rasgos son característicos de tu estilo?Fotografía de Bengt Jönsson

El principal es la funcionalidad del baile. Es un baile que tiene mucha dinámica y mucha relación entre el hombre y la mujer, es un baile muy orgánico, donde llevar y seguir es una cuestión más importante que la forma del movimiento. La comunicación, la concentración, una gran variedad de pasos posibles.

¿Qué son las alteraciones? 

Es un nombre que empezamos a usar cuando trabajaba con Fabián Salas, pero después notamos que había un error conceptual, porque no estábamos alterando nada, a pesar de que la gente lo había tomado como algo muy potente. Habíamos descubierto una manera distinta de hacer girar a la mujer. Lo que en realidad estábamos haciendo era usar el código en una forma que hasta ese momento no se había usado. Ahora hablamos de "cambios de dirección".

¿Y es verdad que fuiste el primero en hacer notar que todo lo que se hace para la derecha se puede hacer para la izquierda y viceversa?

Sí. Ése es un método que usamos para desarrollar el baile y para mejorar la técnica de los bailarines. Es algo que te genera mucho dominio del cuerpo y la posibilidad de probar cosas nuevas. Consiste en tomar cualquier figura y hacerla para el otro lado. Ejemplo: si vos empezás una figura con un cruce adelante de la pierna derecha de la mujer, la empezás con el cruce delante de la izquierda.. Entonces toda la figura se reproduce hacia el otro lado en una simetría total.

¿De qué fuentes te nutriste para investigar sobre el baile?

Hay varios focos. Uno es ver bailar a la gente: hace 25 años que bailo y durante 15 creo que fuí a bailar todas las noches. Otro es hablar con la gente que vivió la época de oro del tango. Me han contado muchas cosas que fuí chequeando con otros milongueros. A partir de todo esto, tengo una visión de cómo fué la historia del baile pero no es un saber científico, porque no hay ninguna documentación sobre esto.

¿Y eso se traduce en tu baile?

No, simplemente explica porqué el baile es así hoy.

Debe ser algo bastante complejo

Sí, es muy complejo.

Fotografía de Bengt Jönsson ¿Es algo que trasmitís durante las clases, aunque sea en dosis?

Sí, trato de ir dando pistas, para que la gente logre interesarse por algo que es esclarecedor.

¿Sentís que hiciste escuela?

Creo que soy más maestro que bailarín. Ahora, no me atrevo a identificar la existencia de una escuela propia, pero sí creo que voy en ese camino.

¿Y cuál sería la idea rectora de esa escuela?

El desarrollo del baile con alto nivel técnico y artístico. El tango es un baile que no está explorado y que es susceptible de exploración. Es riquísimo y propone algo muy original que es un logro artístico a partir de la relación entre dos personas. El hecho artístico se produce a través de la sensibilidad que uno pone en el otro y en el encuentro de esas sensibilidades. Y hasta ahora el tango no dio una producción de nivel artístico universal, como hubo en otras disciplinas, como la danza clásica.

¿Tampoco los grandes shows que recorrieron el mundo?

Los grandes shows que recorrieron el mundo son casi folklóricos, no?. Es una producción artística popular, pero creo que el tango bailado puede producir obras artísticas de nivel superior, si logramos ese desarrollo.

¿Qué papel juega el análisis en tu pedagogía?

Un papel primordial. Si no hacemos un análisis no hay un manejo intelectual de lo que estamos haciendo.

¿Es necesario aún tratándose de una experiencia física?

Absolutamente necesario, no solo para transmitirlo sino para poder controlarlo y dominarlo.

¿Y cómo lograron los viejos milongueros bailar tan bien, de una manera más intuitiva que analítica?

Porque vivieron en un contexto social, histórico y musical que no existe más. Siempre podés aprender intuitivamente pero hoy ya se requieren otras cosas, el baile tiene mayores posibilidades y su análisis intelectual es inevitable.

¿No sentís que sos más reconocido en el ambiente de los docentes que en el de los actuales alumnos?

No sé, yo tengo muy buena relación con la mayoría de los bailarines de mi generación pero mis alumnos también me quieren mucho.

 Fotografía de Bengt Jönsson¿Cómo está compuesto tu alumnado?

Es gente de todas las edades y extracciones sociales. Hay muchos extranjeros porque hemos viajado mucho, sobre todo dando clases. Yo trato de conseguir que el alumno sepa apreciar el baile de calidad y eso sirve tanto para la milonga como para el espectáculo.

¿Hubo un período largo en el que no diste clases en Buenos Aires?

Sí, los últimos dos años. Viajábamos tanto que no hacíamos a tiempo a organizar nada acá porque estábamos a lo sumo un mes.

¿Qué porcentaje del año estás usualmente en el exterior?

Seis o siete meses, divididos en varios períodos.

¿Qué implica un cambio de pareja en la carrera de un bailarín?

Yo hice un cambio importante. En un determinado momento dejé de bailar con mi primera esposa y, después de un tiempo empecé a bailar con Giselle. Al principio, tuvimos un período de encuentro donde fuimos mejorando la calidad del baile y, en realidad, seguimos todavía en el mismo proceso porque uno nunca deja de aprender. Si tu pregunta es: hay que empezar de nuevo?, no, no creo, lo que hay que empezar de nuevo es la relación.

Pero es un flor de laburo.

Sí, armar una pareja de baile buena es un laburo fuerte, complicado, largo. 

¿Desde qué edad bailan Federico y Ariadna?

Creo que Federico tenía cuatro años cuando empezó a jugar que bailaba. Y Ariadna un poquito antes, pero más o menos para la misma edad. Ahora tienen 16 y 15.

¿Más allá de ellos, pueden los chicos sentir el tango?

Desde lo musical, sí; desde lo poético, tal vez no; y desde la danza, absolutamente sí.

O sea que es apto para menores.

Mirá, son distintas sensaciones las que van a tener según las edades. Pero el baile es algo que se puede disfrutar desde muy joven. El tango no necesariamente es algo para adultos consumados.

Y ellos hasta trabajan con el tango

Sí, pero tampoco es un trabajo devastador ni nada por el estilo. Es un trabajo que tiene los ribetes que puede tener a la edad de ellos. Para ellos es también un juego. Aunque lo que declaran es que en el futuro también les gustaría trabajar con el tango.Fotografía de George Dzieciascek

¿Sos el Piazzolla del baile?

No, no sé. Sería muy pretencioso. Piazzolla hizo algo demoledor, más allá de que haya sido resistido. Hizo un desarrollo maravilloso, digno de un verdadero genio. Al baile recién lo estamos entendiendo. Todavía no ocurrió la explosión que ocurrió en la música con Piazzolla.

¿Y qué director de orquesta serías?

Es muy difícil. Pugliese también fué un tipo muy exigente, ¿no?. Pero no sé, estamos volando.

Carlos Bevilacqua

 

Revista "El Tangauta"

Año 9 - Número 119 Septiembre 2004

Tenemos más chamuyos de otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
/ tango / chamuyo /
 RinconDelTango   milongas   el chamuyo   fotos   agenda   festivales  
RinconDelTangomilongas de tangoel chamuyoagenda de tangofotos de tangofestivales y encuentros de tango