SOBRE EL V ENCUENTRO DE ASOCIACIONES
SANTANDER (24, 25 y 26 de mayo de 2002)

¡Sí señor! un encuentro de lo más interesante y atractivo por múltiples razones.

La primera, en orden de importancia, que no cronológico, el salón en el que se celebraron la cena y milonga del sábado así como la comida y milonga del domingo.

¡Todo un acierto de la organización y un éxito de asistencia!, dense cuenta amigos milongueros, ¡¡¡¡ 350 PERSONAS CENANDO Y SITIO PARA BAILAR !!!!, ¡una  increíble maravilla!.


La verdad es que, a la vista de otros festivales y encuentros, había llegado a la conclusión de que eso tenía que ser imposible, de lo contrario no entiendo cómo las macro-concentraciones tangueras se han convertido en una lucha sin cuartel por el espacio, con heridas de guerra incluídas. Claro que también podría deberse al  interés por agolpar a 400 personas en 100 m2, al hilo de la conocida ley física que dice: “el éxito de un evento es directamente proporcional al grado de apiñamiento.

La segunda, la  decisión de los organizadores de centrarlo todo en el magnífico hotel en el que nos alojábamos, lo que nos evitó traslados e incomodidades, eso no quita que se recuerde con delectación la comida en aquella sidrería de San Sebastián del año pasado.

La organización del Encuentro de Asociaciones o "encuentro nacional aficionados" contó con aciertos tales como, que al hilo del conocimiento de la meteorología local, dispusiéramos de un sitio alternativo (la Estación) para la milonga de la calle, del que hubo que hacer uso.  Por ponerle alguna pega, esta milonga resultó algo cortita.

La incorporación del viernes fue una innovación digna de tenerse en cuenta para futuros eventos, ya que recorremos distancias considerables, merece la pena alargar la duración del encuentro, aunque aquí estuvo el puntito negro de este año, ya que la milonga del viernes se puso ¡a reventar!, probablemente los organizadores se vieran desbordados por la afluencia masiva  del tanguerío y el sitio resultó pequeñísimo.
¡Ah y otra cosa!. Parece que seguimos apegados al lema ¡hinche de comer a los tangueros, no van a bailar sino a picar piedra!.  Demasiado tiempo y demasiada comida. Aunque pudiéramos bailar en la cena, parece que no estamos acostumbrados a ello y no se aprovechó la situación; pocas parejas se animaron a hacerlo.

¡Ay!, pena, penita, pena, por tener que desandar el camino y no disfrutar de la animadísima milonga de despedida todo lo que hubiéramos deseado.

En conjunto, muy buena organización, acertada gestión que dio como resultado una magnífica relación calidad-precio,  y unas milongas para no parar de bailar.

Del Cantábrico al Mediterráneo, el año próximo:  ¡Castellón!.

Rana Gustavo.

 


      FOTOS  [ Álbum 1 ]   [ Álbum 2 ]



 

Crónica del encuentro

 

Soy un Milonguero de "iniciación" según mis amigos, a punto de pasar a Amateur. Después de ir al Festival Internacional de Tango Sitges en el mes de Julio, y a Buenos Aires en Octubre, ¿si paso las pruebas…? me darán el título. ¡que bonito…!

Estuve en el Encuentro de los Grandes de Madrid, y he estado en el de Santander, Cantabria (España) … quisiera poder explicar lo que se siente y lo intentaré, pero quiero pedir disculpas anticipadas a todos, si no soy capaz de expresarme como debiera. Es evidente que soy nuevo en estas lides de intentar escribir algo que se parezca a un artículo.

Empecé como la mayoría hace varios años con bailes de Salón, ritmos latinos… etc. Me gustaba… era bonito, se hace ejercicio, se despeja la mente, y se relaciona uno con mucha gente, lo cual enriquece la mente y el espíritu. ¡como me enrollo…!

Me picó el gusanillo del Tango, "EL REY DE LOS BAILES" empecé a recibir clases hace tres o cuatro años con varias parejas de Maestros, todos maravillosos, no me atrevía a ir a las milongas, ahora, no voy a otros sitios.

A lo que íbamos… me fui a Santander, Cantabria (España)  con TANGONEÓN el 25 y 26 de Mayo, y ¡que gozada…! salimos puntualmente, el viaje fue estupendo, no nos enteramos del camino, vimos videos de un "tal Gavito" y nos encantaron, ¡como bailan él y la señora por supuesto…! que bonito.

La directiva nos amenizó el viaje con un juego en el que había que acertar los títulos de tangos, primero por su letra, para lo cual puso la voz muy peculiar con un timbre característico nuestro amigo "Carlitos" un argentino muy querido por todos, aunque el se queja de que las mujeres podrían quererle un poquito más. Es posible que él sea tímido y no las pregunte, ¿quién sabe?…

Llegamos de noche y lloviendo mucho, pero ¡no pasaba nada!, todos dejamos las maletas y cogiendo taxis o lo que se podía, nos fuimos al "CAFÉ TANGO", era una especie de café pub con un salón pequeño y otro en la entrada con la barra, era muy bonito y el ambiente fantástico.

No esperaban tanta gente, calculaban 40 ó 50 personas, y fuimos más de cien. Apenas se podía bailar, casi tenias que esperar turno, unos se conocían de otros encuentros y eran todos besos y abrazos, presentaciones etc. Otros nos presentábamos según bailábamos, el ambiente era muy variopinto y desenfadado, y las vestimentas muy de sport. Lo pasamos muy bien.

Al día siguiente comprobamos que el hotel era una maravilla, las habitaciones, el servicio, y el salón para la cena con espacio suficiente para las mesas y el baile. En el hall había una mesa con señoritas de la organización que después de tomar nuestros datos, nos dieron los tickets de la cena y comida del día siguiente, y nos regalaron una bolsa con datos turísticos de Cantabria y una bolsa para zapatos muy bonita. ¡que alegría…!

Paseamos por la playa del Sardinero, no llovía, y el día era estupendo. Nos desplazamos al puerto de pescadores, coincidimos con más gente del grupo y tuvimos una comida muy agradable, con todo lo habitual, cerveza, vino, tartas, cafés, chupitos, etc…

Después de descansar un rato en el hotel, se acercaba el momento cumbre, y todo el mundo a ponerse "guapo". A las 21:00 pasaban a recogernos los autobuses para ir al palacio de La Magdalena, donde el Excelentísimo Ayuntamiento de Santander, Cantabria (España) , nos daba una recepción con bufett y copa.

¡Que sorpresa!… ya no conocía a nadie. Todo el mundo había cambiado como en los cuentos, las personas que yo había visto el día anterior desenfadadas y con aspecto cotidiano, se habían convertido en Príncipes y Princesas. Allí no existían los feos, todo el mundo era guapíiiisimo.

La recepción fue en unos jardines y estuvo muy bien, nos llevaron al hotel, y comenzó la cena, ¡que maravilla! Todo estaba bien, entre platos mucha gente bailaba, estuvimos bailando hasta las 5h o más, y todo resultó perfecto.

Al día siguiente bailamos en la estación de FEVE, con mucho público que estaba encantado, haciendo fotos y grabando el espectáculo.

Comimos en el hotel, y después despedida con los respectivos lloros de emoción por parte de una señora guapísima de la Organización, de la cual hay que decir que fue en todo excelente.

Todo el mundo quedamos muy agradecidos, y deseando se vuelva a repetir. Bailamos otro rato, y salimos en el autocar hacia Madrid. Muchos cerramos los ojos como dormitando, pero estoy seguro que todos seguíamos reviviendo y soñando lo bien que lo habíamos pasado, ninguno queríamos abrir los ojos convencidos de que estas vivencias son las que te llenan la vida.

Yo particularmente doy gracias por tener estos amigos, gracias al TANGO, un beso muy fuerte para todos.

Fdo: Manuel López

tangoneón

/ tango / España / Cantabria / Santander / encuentro nacional /