A FUEGO LENTO SE COCINA LA MILONGA

Por Sonia Abadi  

Un par de horas más tarde el lugar está que hierve, de calor y entusiasmoTemprano está fresco, la ropa recién planchada, el maquillaje y el pelo de las mujeres impecables.

Un par de horas más tarde el lugar está que hierve, de calor y entusiasmo. Ya han llegado todos y un poco más, y la pista está tan llena que prácticamente no se puede bailar. Angurrientos, nadie quiere perderse una tanda. Los amigos se saludan de lejos, alertas como centinelas, para no perder la perspectiva sobre los manjares expuestos. La mujer no se mueve de su mesa, señuelo apetitoso a la espera de su presa.

Entre tanto se cocinan otras cosas. Historias dulces o picantes, a veces amargas también.
Algún gallo veterano, de esos que ya no se cuecen en un solo hervor, baila con las que le gustan menos para precalentar, para hacerse desear por la elegida, reservársela para las últimas tandas y degustarla más de cerca de la hora de partir. Sabe que no hay que poner de entrada toda la carne en el asador. También hay chicas que se queman. A la más golosa le cuesta esperar, y encara de entrada al mejor bombón (...)

Sobre el final de la milonga queda el fondo de la olla, el concentrado, la esencia. Hecha de miradas que se perdieron y no llegaron a destino, de sudores y perfumes mezclados, de promesas, de pasos perdidos, de sueños caídos (...)

Cosas que hubieran sido impensables un par de horas antes, ahora pueden suceder.

 

Sonia Abadi, El bazar de los abrazos         
Bs. As., Lumiére, 2001                                    

 Otros Chamuyos de Sonia Abadi en RinconDelTango
  • EN CONTRA DE LAS AGUJAS DEL RELOJ [ aquí ]
 Tenemos más Chamuyos de otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
 RinconDelTango   milongas    el chamuyo   agenda   fotos