UNA MINA DEL TANGO
(Mensaje en una botella para una desconocida)

por Marcos Iaffa Sancho   

Marcos Iaffa Sancho
 Marcos Iaffa Sancho

Surgió de la nada, a veces ocurre, estaba allí junto a una de las columnas del salón, su mirada fue breve pero me dijo todo lo que necesitaba saber, era una mujer inconfundible, una bailarina de tango.

Fue a última hora, cuando ya nada se espera de la noche, cuando el cansancio nos vence, cuando casi todo ya pasó, cuando la milonga está por terminar y suenan los compases de los últimos tangos, fue en ese mismo instante, y la fatiga se nos va y la posibilidad del placer nos hace retornar el entusiasmo por esta obsesiva y macabra danza.

Comenzamos a bailar, la tomé entre mis brazos, nuestras mejillas se rozaron hasta juntarse como si fueran una sola, sentí su respiración cerca de mi boca y a su cuerpo como intentando fundirse con el mío.

Fuimos dos sacerdotes oficiantes de un satánico rito, la música volvió con un murmullo junto a su oreja, sentí su perfume, no pronunciamos ni una palabra, mas todo esto se tradujo en pasos, giros, y marcas exquisitas como para extraer de cada tango hasta la última gota del néctar que emborracha a los que entienden de esto.

“Suena un tango la luz esta sobrando, se hace noche de pronto y sin querer...”

Bailaba como debe ser, sentíamos el placer mutuo de hacerlo, en cada tango sus movimientos me transmitían toda su vibración su pasión y su compromiso por esto, se la jugaba en cada paso.

“Fue todo tan fugaz, como una curda nada más... “.

Pero se fue casi tan misteriosamente como llegó, como un duende de la noche, no supe de ella ni siquiera su nombre y hasta por unos instantes dudé que todo hubiera sido real.

Disfruté ese momento, pueden haber otros, quizás no tan espontáneos ni tan mágicos, pero no por ello menos placenteros.

Bailarina de tango.

Espero volver a encontrarte, tal vez en Niño Bien, o en Salón Canning, La Viruta, El Beso, o en cualquier otra milonga de las muchas que tiene Buenos Aires, Madrid, Barcelona, Paris, Nueva York, Milán o en Torino.

Yo la espero, siempre la estamos esperando.

Marcos Iaffa Sancho 
En Madrid, apenas regresado de Buenos Aires, marzo de 2004  

Fotografía de Carlos Vizzotto 
   

/ tango / madrid / milongas /

Otros chamuyos de Marcos Iaffa Sancho en RinconDelTango [ aquí ].

 Tenemos más chamuyos de otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
/ tango / chamuyo / miaffa /
 RinconDelTango es Tango   milongas    el chamuyo   fotos   agenda de tango  festivales y encuentros  
RinconDelTango milongas de tango el chamuyo agenda de tango fotos de tango festivales y encuentros de tango