UN ENCUENTRO CON EL TANGO EN MADRID

"VI Encuentro con los Grandes"

por Pilar Iglesias

Pablo Ojeda presentando a los Grandes

Podríamos responder al curioso, (que a veces nos pregunta si es tango argentino, el tango que en Madrid existe), -que no hay tango argentino, gallego, galo o portugués, porque el tango es el tango; como podemos comprobarlo en cualquiera de las milongas que en Madrid existen desde hace algunos años y claramente, cuando en los acontecimientos como en el reciente VI Encuentro de Tango con los Grandes que se celebró en los días del 4 al 8 de diciembre de 2002 en el Círculo de Bellas Artes de esta ciudad, Madrid

El Círculo de Bellas Artes es un lugar que se caracteriza por dar cabida a muchas de las producciones de las Bellas Artes. En uno de sus salones más bellos el Salón de las Columnas se reunieron más de 400 personas que venían de Italia, Francia, Argentina, Portugal, Alemania, Nueva York, Rusia y por supuesto, de casi todas las comunidades regionales españolas, Valladolid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla, etc..., para producir este encuentro verdaderamente internacional que propician sus coordinadores desde hace 6 años, Pablo y Beatriz. Artistas, trabajadores incansables en producir, enseñar y difundir el tango, es decir haciendo cultura.Milongueros en el salón de la columnas

Las Milongas aquí, en este Encuentro llamadas baile, tal vez, un forzamiento más en la creencia de que hablamos diferentes idiomas; de que "milonga", "cambalache", "acamala" o "junando", por ejemplo, no pertenecen a la misma lengua: el castellano; sin embargo, llamase baile, o como quiera el rigor que se le imponga, el tango es el tango y hace lo suyo.

5 días (desde el miércoles al domingo), en Bellas Artes de Madrid, se celebraba el VI Encuentro, titulado "Encuentro de Tango con los Grandes". Grande implica no solo conocedor en su quehacer, sino que grande implica "maestría". Diferencia radical que se nos plantea claramente entre el decir, profesor o maestro, más cercano al oficio, este último que a la profesión.

Se puede decir de un profesional que es buen profesional, o poco profesional. Lo que no se puede decir es buen o mal maestro; porque un maestro no es buen o mal maestro, es maestro, y para tal, no lo es sino hay discípulo, que también hay que diferenciar de alumno. El maestro tiene discípulo, aprendiz. El profesor tiene alumnos o principiantes. Tal vez todo cuestión de tiempo o tal vez, aunque necesario éste, como también lo académico para aprender, no es suficiente para transmitir o ser transmitido, para ser maestro o discípulo.

En estos encuentros que Pablo Ojeda y Beatriz Romero nos ofrecen, podemos encontrar estas diferencias; hubo muy buenos profesionales y hubo maestros, es decir, encuentro con los grandes.

La orquesta del Bandoneón de D. Jorge Lema, las numerosas clases que se  impartieron y las milongas, o bailes de gala que en estos días se celebraron, fueron el marco que cada día fue calentando las paredes y el piso del salón con sus columnas, donde ya, sentados en el suelo, en sillas o en pie, en la noche del sábado se esperaba la actuación de
esos artistas que se anunciaban:

Gloria y Rodolfo Dinzel, Carlos Gavito y María Plazaola, Roberto Herrera y Natacha Poberaj, Fernanda Ghi y Guillermo Merlo, Marisa Talamonti y Ricardo Calvo, Pablo Ojeda y Beatriz Romero

 

Madrid no es Buenos Aries, por favor, tampoco es París. Madrid es una ciudad donde Manzi y Discépolo, Troilo o la Merelo, por no decir otros más, pasean por sus calles, porque un artista no muere, porque la poesía, los productos de las artes, no son genuinos de ninguna región o país, son universales, no tienen tiempo, no caducan.

No fue la destreza técnica y académica de estos artistas de la danza lo que le ofrecieron al público solamente, sino que algo más, algo que el tango da, lo que ofrecieron: fue goce estético.

Milongueros en el Salón de la ColumnasFue éste, el VI Encuentro de Tango con los Grandes, un  acontecimiento que cada año se cobra más gentes, que vestidos con vistosos y elegantes atuendos formaron parte también del gran espectáculo que hace el tango; y así en este ambiente, estos artistas, entusiasmaron a todos, sin que hubiese unanimidad en los gustos, que ya se sabe que gustos y opiniones tiene todo el mundo. Es cierto que muchos trabajadores importantes en el tango en Madrid allí no estuvieron, es cierto que otros que estuvieron eran solamente curiosos del fenómeno; no obstante a todos tocaba algo de la elegancia de estos ejecutantes de la danza, a todos tocó la poesía que se escribe
con los pies.

Pablo Ojeda y Beatriz Romero pueden estar contentos por su trabajo y Madrid también, que seguro algún día les agradecerá a estos y a todos los que dan su vida, su tiempo, (ya sean argentinos, franceses o polacos), lo que se les debe por su entrega.

 

 

Pilar Iglesias Nicolás    

Madrid  2002    


FOTOS   [ Álbum 2 ]    [ Álbum 3 ]    [ Álbum 4 ]    [ Álbum 5

[ más fotos :: índice :: ]

Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡ Pincha encima ¡¡

/ tango/ madrid/ milongas / festival

Otros chamuyos de Pilar Iglesias Nicolás en RinconDelTango [ aquí ].

 

 Tenemos más chamuyos de otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
/ tango/ chamuyo/ iglesiasnicolas/

 RinconDelTango es Tango   milongas    el chamuyo   fotos   agenda de tango  festivales y encuentros  

RinconDelTango milongas de tango el chamuyo agenda de tango fotos de tango festivales y encuentros de tango