JULIO DE CARO: LA INSPIRACIÓN Y LA TÉCNICA

por Rafael Flores    

Rafael Flores
Rafael Flores

De la forma rítmica y melódica surgida en el Río de la Plata a finales del siglo XIX, un grupo de jóvenes inquietos conformaría la llamada Guardia Nueva a principios del XX. Diversas figuras anuncian e integran la Guardia Nueva; algunos transicionales de la Guardia Vieja, como Roberto Firpo, Agustín Bardi, o Eduardo Arolas.

Julio De Caro Julio De Caro se convertirá en el eje de la nueva corriente. Cuando uno se asoma a su vida y obra, hay esquinas referenciales de su formación que resultan insoslayables. Son referentes que afectan al tango en su globalidad y que, de un modo u otro, deciden su futuro. Si el tango fue en las primeras décadas del siglo también "música de pibes", allí está la historia de Julio De Caro y sus hermanos. Si empezó siendo obra de creadores educados en conservatorios, Julio era hijo de José De Caro, dueño y director de una importante escuela de música de Buenos Aires ... (a los trece años, el joven De Caro impartirá clases de teoría, solfeo y violín en el instituto paterno). Si fueron muchachos de clase media pujante quienes afrontaron las expulsiones del hogar por dedicarse a esa música de arrabal, Julio De Caro es ejemplo de quienes. Contra todo, se entregaron al tango como a un destino.

Con estos presupuestos se erige nuestro personaje en símbolo de la nueva corriente. ¿Qué trae La Guardia Nueva?

A partir de su aparición, el tango será música para ejecución orquestal. Se tocará según arreglos escritos sobre las partituras originales, tendientes al embellecimiento contrapuntístico y armónico de las piezas. Cada instrumento tendrá una pista para cantar, contestar, integrarse o comentar la hebra melódica. El aprovechamiento tanto de las voces instrumentales como de los timbres nos ponen ante una ejecución desconocida hasta entonces.

A los trece años, el joven De Caro impartirá clases de teoría, solfeo y violín en el instituto paterno Tal vez la época más inspirada de Julio De Caro esté inscrita en la década de 1920, al frente de su sexteto. Después sus inquietudes continuaron hacia búsquedas sinfónicas. Creó la Orquesta Melódica Internacional, de resultado dispar, aunque es indudable que abrió caminos a futuras realizaciones. Asimismo, donde mejor se percibe su fuerza promisoria es en la obra de las estrellas del cuarenta. Muchos, entre ellos el más convencido Osvaldo Pugliese, reconocen a Julio De Caro como punto de partida para la concepción estructural del tango. Presumiblemente De Caro haya sentido desde temprana edad que la tradición musical clásica de Occidente, allá en el Sur, debía convertirse en otro lenguaje, en una nueva expresión a través del tango.

En las actuales recuperaciones discográficas (Argentina, Japón, España, Inglaterra, etc.) se prefieren las obras de Julio De Caro y su Sexteto a las que grabó con su Orquesta. Es un sonido diferente, armonioso, evocador de arrestos compadres como exponente de sutiles inspiraciones melódicas. Están los salones suntuosos de los años locos europeos y rioplatenses, a la par que un deje de Pampa que anuncia distancia, sensaciones de tierra no sometida

De Caro / Gardel

Nueve años menor que Gardel pero nacido también un 11 de diciembre, ahora Día Internacional del tango, en muchas ocasiones paseó con "el Zorzal" por las calles de París y de Buenos Aires. Reconocido como el codificador del tango moderno, "ascendió las partituras al atril". Julio De Caro reflexionó mucho sobre la estructura musical del género ... y escribió un célebre libro de memorias. No omitió referirse a Gardel. En magníficas anécdotas, su pulcritud casi musical nos descubre interioridades reveladoras del cantante. Por ejemplo cuando nos cuenta una caminata, al salir juntos del gimnasio. Escribió un célebre libro de memorias. No omitió referirse a Gardel

"Subíamos la barranca de la calle Tucumán charlando. De pronto, nos topamos con un hombre joven, rotoso y sucio, que al reconocer al Gardel, exclamó: ‘Carlitos, Carlitos, ayudame’. Porque Carlitos era, más que un cantor popular, un ídolo, la gente se creía que él todo lo podía ... y a él le gustaba que lo creyeran. Me miró preguntándome: ‘Julio ¿querés ganarte unos mangos? Vamos a poner en circulación a este muchacho’ y sin esperar mi respuesta, lo tomó del brazo y nos llevó hasta una sastrería de la calle Reconquista, donde vendían trajes usados. Carlitos se dirigió al asombrado vendedor: ‘¿Tiene zapatos también? Vístalo de pies a cabeza. Ah, pero antes dele una toalla mojada para que se limpie’. Jamás podré olvidar esa escena. En el local había un espejo grande y, cuando el pobre muchacho se vio en él con su nueva indumentaria, lloraba y reía al mismo tiempo, sin saber qué decir. Carlitos no le dio más tiempo a reaccionar. Pagó y nos arrastró hasta una peluquería ‘aféitelo, péinelo y perfúmelo’ le dijo al oficial. Y luego volviéndose a mi: ‘Esto lo pagás vos. A mi se me acabó la plata. Además, vamos a dejarle un diez (billete de diez pesos) para que pueda movilizarse y buscar trabajo’. Así, mientras el peluquero hacía su trabajo, nosotros desaparecimos".

 

Rafael Flores

Extraído del libro "Gardel y el Tango. Repertorio de Recuerdos"

 Ediciones de la Tierra. Madrid – España 2001

 

La Historia del Tango, por otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
 Tenemos más chamuyos de otros autores en RinconDelTango [ aquí ].
/ tango / chamuyo / rafael-flores /

 RinconDelTango es Tango   milongas    el chamuyo   fotos   agenda de tango  festivales y encuentros  

RinconDelTango milongas de tango el chamuyo agenda de tango fotos de tango festivales y encuentros de tango